Arquitectura Sustentable
Edificios y espacios urbanos sustentables
 
 
 

Guy Tower

 

UNA TORRE EN LONDRES
EN LA QUE SE INSTALARÁN
TRES GENERADORES EÓLICOS

El St. Thomas Hospital en Londres es el mayor hospital público de la ciudad, además de ser escuela de medicina, odontología y demás especialidades médicas. Entre los distintos edificios del Hospital, sobresale la denominada Guy´s Tower así llamada en honor del creador del hospital, quién fuera Thomas Guy que lo fundara en el 1724.

La torre Guy, con 143 metros y 34 pisos de altura es el hospital de mayor altura del mundo y uno de los rascacielos más altos de toda la ciudad. Su uso se distribuye entre los 17 primeros pisos destinados a departamentos médicos y  del piso 18 al 30 está dedicado a la enseñanza y atención en odontología. Los últimos cuatro pisos son servicios generales del edificio. Construida en el año 1974, la torre presenta en la actualidad diferentes deterioros en sus muros exteriores, lo que movió a la Fundación St.Thomas que hoy lo administra,  a solicitar una batería de  propuestas para su reparación y reciclado.

Hace poco se informó que la Fundación  aceptó la presentación de la consultora Arup quien, conjuntamente con los arquitectos Penoyre and Prasad desarrollaron una propuesta de modificación de los últimos pisos de la torre para adaptarla en su forma y función para recibir tres turbinas eólicas que producirán energía eléctrica destinada a cubrir parcialmente los requerimientos del hospital.

Lo más interesante de esta propuesta es la nueva forma que adoptará el coronamiento de la torre, con un perfil aerodinámico especialmente destinado a maximizar la colección del viento que incida a esa altura y conducirlo hacia los aerogeneradores ubicados al tope de la misma. Con ello, diseño, arquitectura y tecnología se conjugan para dar una respuesta coherente en este enfoque de autogeneración energética.

Es de destacar que esta propuesta se encuadra dentro de las previsiones del Gobierno de la Ciudad de Londres quién fijó como meta  haber conseguido para el 2025 en la ciudad, una reducción del 60% en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) con respecto a las que se emitían en el año 1990.



Volver a Ideas Proyectuales