Arquitectura Sustentable
Edificios y espacios urbanos sustentables
 
 

EDUCACION

 

EDUCAR ES LO PRIMERO

Si queremos que el mundo cambie y la próxima generación no tenga el destino de esclavos que las corporaciones le preparan, debemos empezar por proponer e implementar  un cambio profundo en los paradigmas educativos que rigen en el presente.

La escuela, como la conocemos,  tiene unos doscientos años de existencia y fue creada en el preciso momento en que la consolidación de las nacionalidades europeas y el desarrollo industrial cambiaba las reglas de la sociedad y de la guerra. La guerra pasó a ser una manifestación de grandes masas armadas (proceso que culminó con la Primera Guerra Mundial en el siglo XX) Estas masas necesarias para la industria y la guerra deberían estar preparadas para cumplir con esos nuevos requisitos y así nace la escuela que iguala en la disciplina, el cumplimiento de horarios rígidos, de metas de aprendizaje evaluables, que prepara para una formación nacionalista y cuya organización recuerda en cierta medida a la organización militar.

Este modelo organizativo y administrativo, si bien tuvo numerosos intentos de modificaciones en el tiempo (con la incorporación de otros enfoques pedagógicos) en esencia sigue rigiendo en la actualidad e incluso alcanza también al nivel superior de pre-grado.

En Latinoamérica es creencia común que la calidad de la enseñanza se ha ido deteriorando con los años y la escuela privada surge como posible contención a esta pendiente de deterioro. De la enseñanza universal, laica y gratuita que fue la meta de finales del siglo XIX y mitad del XX, pasamos a la privatización de la escolaridad y de la educación en todos sus niveles. Hoy, la educación privada se vende a sí misma como la única que puede ofrecer niveles de excelencia (aunque sin cambiar la necesaria disciplina de siempre)

En países como Chile, Colombia o México la enseñanza privada es la única alternativa que utilizan los sectores medios para la educación de sus hijos y en el resto de América Latina una proporción muy importante de familias envían a sus hijos a colegios privados.

Sin embargo hay reacciones y resistencias a este esquema muy implantado y que hace de la educación una parte del mercado. Desde hace bastante tiempo, los estudiantes chilenos de los niveles secundarios y terciarios se están manifestando pidiendo la enseñanza libre, gratuita y de calidad, movimiento  que tiene el apoyo de vastos sectores de la sociedad y que está alcanzando niveles de organización política. Frente a estos reclamos,  la única respuesta oficial es la represión creciente. En México han surgido movimientos estudiantiles universitarios como el autodenominado “somos 132” (o “#yosoy132”) que levanta exigencias de ética pública ante la corrupción generalizada. También en Colombia hay movimientos estudiantiles en formación.

Como realidades opuestas, en Argentina, en donde la universidad pública es gratuita, miles de estudiantes latinoamericanos cursan en ellas ya que les resulta conveniente pagar alojamientos y manutención antes que comprometerse con las deudas que estudiar en su país les significa. En Cuba, estudiantes latinoamericanos seleccionados entre sectores de pocos recursos, estudian carreras universitarias (especialmente medicina) totalmente becados.

América Latina necesita de una urgente adecuación de sus enfoques y objetivos educativos. En la compleja coyuntura socio-económica actual, es previsible que las corporaciones se inclinen por establecer un “neo-feudalismo” en donde sus “marcas” sean los porcentajes de mercado que cada una disputa y sus vasallos, los empleados. Frente a esta nueva amenaza que plantea la sociedad capitalista, la respuesta real y de fondo comienza por una educación acorde con la época, apoyada en criterios de libertad, creatividad, responsabilidad social, defensa de la diversidad y de los derechos humanos, protección de los bienes comunes (empezando por los recursos naturales  y los paisajes) y profundamente solidaria.

El siguiente film aborda el tema y muestra experiencias en curso en diferentes países latinoamericanos. A pesar de su extensión, solo plantea algunos temas sin dar por cerrado ninguno. Mirarlo con tiempo, en varias etapas y  reflexionar sobre cada frase o concepto quizás ayude a aquellos a quienes este tema les preocupa.