Arquitectura Sustentable
Edificios y espacios urbanos sustentables
 
 

EDUCACION

 

DESDE HACE UNOS AÑOS UNA PULSEADA CIENTÍFICA IGNORADA POR EL PÚBLICO MODIFICA LA EXPLICACIÓN OFICIAL RESPECTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO: LA BOMBA BIÓTICA

Los propios bosques pueden actuar como bombas que atraigan a las lluvias. Es el efecto de la bomba biótica que de verificarse cambiaría totalmente la visión actual sobre el Cambio Climático.

Una idea simple, y que no parece nueva, puso a  los científicos del clima y del tiempo en pie de guerra.

Los físicos rusos Anastassia Makarieva y Víctor Gorshkov propusieron en 2006 que sólo la presencia de los bosques explica por qué llueve en zonas alejadas de las costas tropicales, tal como la región amazónica, y sus ideas fueron casi ignoradas o denostadas por otros científicos. Ahora, el debate comienza de nuevo.

La explosión que desató la polémica fue doble. Por una  parte la publicación de un artículo de Douglas Sheil y Daniel Murdiyarso, del Centro de Investigación Forestal Internacional (CIFOR, con sede en Indonesia), en la edición de abril de 2009 de la revista BioScience científica defendiendo la teoría. En frente había un informe de Fred Pearce en la  revista de divulgación "New Scientist.

La reacción adversa de los meteorólogos sobre la hipótesis rusa  se basa en la influencia de los bosques en la lluvia. Sus modelos predicen que la deforestación reduce en alrededor de  un 20-30%  la precipitación de una región. En cambio los defensores de la teoría calculan que la reducción en el régimen de las lluvias por la deforestación puede llegar hasta el 95%. El debate dio lugar a un intercambio de correos electrónicos, artículos, notas e informes  ácidos entre los científicos brasileños, entre otros,  que estudian al clima amazónico.

Makarieva y Gorshkov (M & G, para abreviar) afirman que esta reducción del régimen de lluvias por la deforestación sin embargo, puede alcanzar el 95% y convertir el lugar en un desierto. Para ellos,  esto fue  lo que sucedió en Australia con la llegada de los seres humanos, hace 50 mil años, y la consiguiente reducción de los bosques.

Esta diferencia porcentual es la controversia. Para M & G, del Instituto de Física Nuclear de San Petersburgo, la fuerza de la evaporación es un factor importante de la circulación atmosférica, es decir, de los vientos que mueven el motor de las lluvias,  y ese proceso de absorción de vapor de agua y evaporación en toda la masa y la altura de un bosque es lo que han llamado  la "bomba biótica”.

Los opositores dicen que la fuerza de la bomba está en el gradiente de temperatura causado por las diferencias en la incidencia y la absorción de la radiación solar entre las regiones: es la teoría estándar y clásica.  En el tradicional concepto, los vientos llevan las masas de aire sobre y desde el mar -, donde se cargan de humedad por evaporación bajo el efecto del sol – a la tierra. Sin embargo, con este mecanismo,  la cantidad de lluvia  que se produciría al entrar en el continente, debería  disminuir a medida que nos alejamos de la costa.

Pero esto no es lo que ocurre en muchas partes del mundo, tales como  las regiones del Amazonas, en cuya parte occidental  hay más lluvia  que en la costa. Para M & G, la explicación viene del propio bosque (por lo que la bomba sería "biótica", de vivo).

Una teoría peligrosa para los intereses establecidos

A través de la transpiración, las plantas liberan vapor de agua en la atmósfera. A medida que el vapor se eleva, se encuentra con  capas de aire frío y se condensa en gotas, formando nubes.

En el paso de gas a líquido disminuye el volumen de agua, dejando un "vacío" en el aire,  con la reducción de su presión. Esto provoca que el aire por debajo, donde la presión es relativamente alta, es empujado hacia la parte alta del bosque, arrastrando al aire más húmedo  proveniente del mar en la costa, o al contenido en el volumen de toda la masa forestal real tierra adentro. Una bomba que produce vapor,  y que  al final genera la lluvia.

En algunas zonas tropicales las lluvias del interior son más intensas e importantes que en la costa. La teoría de la “bomba biótica” puede explicar tales efectos. Fuente: BioScience


Polémica  encarnizada

"Si sobrevive  esta teoría, dicha  idea va a transformar la manera en que veamos la pérdida de los bosques, el cambio climático, la hidrología y los servicios ambientales", escriben Sheil y Murdiyarso. "También es una motivación poderosa para la conservación de los bosques".

"Durante años hemos estado tratando de romper la resistencia de los meteorólogos dogmáticos", dice el biogeoquímico Antonio Donato Nobre, del Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonía. Él es el principal patrocinador de la teoría de M & G en Brasil  Las ecuaciones y los cálculos de M & G, basándose únicamente en la presencia o ausencia de los bosques en la costa, parecen adaptarse mejor a lo que se observa en el norte de África y Amazonas. Gracias a la vegetación de los 8 millones de km2 de selva hay todos los días un bombeo de 20 billones de galones de agua a la atmósfera.


Referencias

http://www.bioticregulation.ru/contacts.php
http://www.biotic-regulation.pl.ru/bre-ch.htm
http://news.mongabay.com/2010/0128090401-hance_revolutionarytheory.html