Arquitectura Sustentable
Edificios y espacios urbanos sustentables
 
 

Actualidad

 

DE LA GUERRA FRIA A LA GUERRA CALIENTE: EN POS DE UN DESARROLLO SUSTENTABLE EQUITATIVO

Por Lic.Aleandra Scafati - Fundadora de Ecomujeres

Históricamente, las grandes guerras se dieron entre naciones o grupo de naciones o territorios que detentaban algún poder equiparable entre ellos. La última guerra más resonante fue sin duda, la Guerra Fría. Esta Guerra que culmina con la caída del Muro de Berlín, dio lugar a un nuevo enfrentamiento que fue creciendo paulatinamente: la Guerra por el Cambio Climático. Hace tiempo que vengo anunciando que el Cambio Climático, no es más que la nueva guerra que se está librando entre las naciones poderosas y las pobres sin distinción, sin por ello, negar la existencia de un Calentamiento Global en nuestro Planeta.

Lo drámatico de esta Guerra, a diferencia de otras guerras, donde el poder estaba más o menos equilibrado, es en primer lugar, que la guerra no es entre pares. Aquí los países del "primer mundo o centrales" están de alguna manera enfrentando a los países "en desarrollo o periféricos" exigiendo pautas de difícil acatamiento y/o cumplimiento para estos últimos. En segundo lugar, el impacto mayor del Cambio Climático se da sobre los países más pobres, cuyas poblaciones son más vulnerables.

Las luchas de poder que recientemente se dieron en la COP 15 en Copenhague dan cuenta de ello. Todos los días estamos recibiendo noticias de informes que se "filtran", donde claramente, se pretende exigir a países como China, India o Brasil, ajustes en sus economías para poder "mitigar los efectos de sus crecimientos" sobre el Planeta Tierra. Ni que hablar de las consecuencias de estos pedidos para las economías que tienen un crecimiento muy inferior, como el caso del continente Africano.

La pregunta es: ¿las responsabilidades son iguales? No hablemos de justicia, hablemos de equidad. ¿Es equitativo que hoy los países en crecimiento, que en general son países con una población todavía pobre y por ende muy vulnerable ante el Cambio Climático, paguen la contaminación en igualdad de condiciones que los países que ya crecieron y que contaminaron en proporción mucho máyor, dado que las tecnologías que se utilizan hoy, son mucho menos contaminantes en comparación con las utilizadas hace 40 o 60 años?

Si esta Guerra Caliente existe: ¿Cómo podemos observarla o verificarla?

Se observa en las exigencias que reclaman los países centrales a los países periféricos, donde exigen una reconversión tecnológica por tecnologías más limpias, sin detenerse a pensar cómo se va a pagar o quiénes tienen que pagar la reconversión. También se observa en la tendencia a los nuevos etiquetados que se están conversando en la Sala Verde de la Ronda de Doha, donde se medirá la huella de carbono de los productos alimenticios (entre otros) a partir de un nuevo enfoque: La huella de carbono que los alimentos dejan según sus distancias entre los lugares de producción y los de consumo.

El nuevo concepto es el de "alimentos-kilómetros", por el que se calcularía la cantidad de carbono equivalente emitida durante el transporte internacional de alimentos desde su lugar de origen a la mesa del consumidor.

Este análisis previo al etiquetado de los alimentos a consumir en los paises centrales, se haría con mayor énfasis puesto en los agroindustriales, que es donde muchos países periféricos no podrían competir por las largas distancias a recorrer.

Se espera que en dos años más, la Unión Europea esté en condiciones de estimar los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero que genera la producción de cada alimento y esto abre la posibilidad de imponer límites - por cuestiones supuestamente ambientales - a las exportaciones de países relativamente lejanos como es el caso de la Argentina con respecto de Europa.

Si esto efectivamente se aplicara, muchos de los países periféricos no podrán exportar por la distancia geográfica y la ausencia de infraestructura apropiada para el transporte interno.

La filosofía general con la que se pretende justificar todos estos procesos, busca establecer un sistema de compensaciones, donde el que contamina paga de aquí al futuro, no para atrás.

El sistema se llama "cap and trade". y ya está funcionando en Europa… pero si prestamos realmente atención a su aplicación, vemos que este sistema sigue la lógica tradicional que se viene aplicando desde los albores de la sociedad industrial. ¿Quiénes pueden pagar: los ricos o los pobres?. La respuesta es simple, por ende, los que se benefician con un sistema de este tipo son siempre los mismos.

Los ricos contaminan, pagan, y siguen creciendo. Los pobres no pueden crecer, porque no pueden pagar. No nos engañemos con las "frases lindas y pegadizas" que dan vuelta el mundo en este momento. Seamos responsables en pos de cuidar el ambiente - en esto no hay discusión posible - pero hagamoslo equitativa y responsablemente.

Que cada país y cada región lo haga en función de sus posibilidades genuinas y de sus propias potencialidades para el Desarrollo Sustentable, donde se equipare el crecimiento económico con el social y con el cuidado ambiental.

El Desarrollo Sustentable es una trilogía que depende de la Política y hay que respetar esta trilogía desde la definición local de lo que cada uno de los países defina como la sustentabilidad que quiere y necesita en base a la equidad social global, no es una definición estandarizable para todos los países o regiones por igual.

Para consultas:

info@ecomujeres.com.ar

www.ecomujeres.com.ar

“Carguero chino con velas y paneles fotovoltaicos”

Fuente de la foto: http://www.fayerwayer.com/2008/11/cargueros-chinos-combinaran-el-poder-del-viento-y-el-sol/



Volver a Responsabilidad Social

 




Todo contenido en este sitio puede ser reproducido con el único requsito de que se mencione arqsustentable.net como fuente